XENIA y APOPHORETA (regalos)
  • antiquitatem in English
  •    
  •  
NIHIL NOVUM SUB SOLE

1001 hechos, dichos, curiosidades y anécdotas del mundo antiguo

XENIA y APOPHORETA (regalos)

Publicado | 0 Comentarios

Xenia y Apophoreta son los nombres de dos de los libros de Epigramas de Marco Valerio Marcial (40-104), en concreto de los libros XIII y XIV

Marcial publicó aproximadamente 1.500 epigramas, composiciones breves, generalmente satíricas (no exclusivamente) en las que se encierra una agudeza mental. Xenia tiene 127 y  Apophoreta 223.

XENIA  es una palabra griega que originariamente significa “hospitalidad” y también se refiere a los obsequios que se hacen a los extranjeros o visitantes, en primer lugar a los embajadores de otras ciudades. En el caso de Marcial se refiere a los regalos que se hacen en los banquetes y que los participantes  se llevan como recuerdo.

Apophoreta significa “regalo para llevar”  (del griego ἀπό  apo- de, desde y φορεῖν, llevar) hace referencia  también a la costumbre de obsequiar a los comensales de los banquetes con regalos o detalles que podían llevarse como recuerdo con motivo de las fiestas Saturnales, que se celebraban en diciembre. Estas fiestas de gran importancia eran una mezcla de nuestros actuales Navidades y Carnaval. Este es el origen sin duda de la costumbre todavía vigente de intercambiar regalos en la cena de  Navidad.

El origen griego de las palabras nos recuerda la importancia de la hospitalidad y el simposio o banquete en el Mundo Antiguo grecolatino y el intercambio de regalos como instrumento para fortalecer las relaciones sociales.

A veces los regalos en estos banquetes se obtenían con una especie de lotería, extrayendo un billetito o etiquete que hacía referencia, con frecuencia en clave de adivinanza o de manera enigmática, al regalo que a cada comensal había tocado; son también, pues, un juego intelectual. “Apophoreta” serían también las etiquetas que acompañaban a esos regalos

Petronio, en la famosa  Cena de Trimalción de su Satiricón, 56,7:  nos presenta un sorteo de este tipo:

Apartaba ya a los filósofos del asunto cuando comenzaron a pasar  unas papeletas en una  urna . Un niño esclavo dedicado a ello cantaba los premios:

“Plata asesina”:  Trajeron un jamón  sobre el  que había  unas vinagreras.
"Almohada”: Trajeron un medallón para colgar del cuello.
“Comer tarde  y afrenta” : se entregaron fiambres salados l y un palo con una manzana.
“Puerros y melocotones”:    recibió un látigo y un cuchillo.
“Gorriones y cazamoscas”:   uvas pasas y miel del Ática.
“Traje de cena y traje de ceremonia”:  recibió un pastel y unas tablillas.
“Canal y pedal”: se trajo una liebre y una zapatilla.
“Murena y letra”:   un ratón atado a una rana y un manojo de acelgas.
Nos reímos mucho tiempo. Y de este tipo hubo seiscientos juegos, que superaron mi memoria.

Iam etiam philosophos de negotio deiciehat, cum pittacia in scypho circumferri  coeperunt, puerque super hoc positus officium apophoreta recitavit.
"Argentum sceleratum": allata est perna, supra quam acetabula erant posita.
"Cervical": offla collaris allata est.
"Serisapia et contumelia": xerophagiae ex sale  datae sunt et contus cum malo.
"Porri et persica": flagellum et cultrum accepit.
"Passeres et muscarium": uvam passam et mel  Atticum.
"Cenatoria et forensia": offlam et tabulas accepit.
"Canale et pedale": lepus et solea est allata.
"Muraena et littera": murem cum rana alligatum fascemque betae accepit.
Diu risimus. Sexcenta huiusmodi fuerunt, quae iam exciderunt memoriae meae.

Pues bien, Marcial escribió estos dos libros, semejantes entre sí pero también con algunas diferencias entre ellos, en dísticos elegiacos o poemitas de dos versos  (del gr.  δί- ,dos y στιχον, surco, verso, estrofa , pues, de dos versos, un hexámetro y un pentámetro).

Aunque aparecen en las ediciones de Marcial al final de su obra, en realidad los fue escribiendo con anterioridad,  quizás como encargo de los patronos para acompañar los regalos de  banquetes  y sin duda sirvieron de modelo para los siguientes.  Con estos encargos se ganaría algún dinero u obtendría algún  recurso para llevar adelante su vida nada lujosa; el poeta pasó veinte años de subsistencia en la gran Roma. Se piensa que los publicó para las Saturnales del año 84-85.
Sobre su valor literario como poesía de encargo, se han emitido juicios diversos, aunque son innegables la calidad y agudeza de muchos de ellos,  pero en todo caso ha de reconocerse su valor como testimonio histórico de la vida real del momento.

Los  Xenia tratan de regalos de bienes perecederos (comida y bebida) y los Apophoreta de bienes no perecederos. En Xenia los epigramas se agrupan por tipos de alimentos:  los cincuenta primeros se refieren a vegetales (primero los básicos como habas, trigo, lentejas, harina, cebada…; luego hortalizas, frutos…); cincuenta para los segundos platos como carnes de ave,  cuadrúpedos como plato fuerte, pescados; veinticinco para las salsas, entre ellas el famoso “garum” (especie de salmuera o vinagreta muy apreciada en todo el Imperio) y  otros veinticinco dedicados a los vinos en lo que constituye una especie de “guía de vinos” del momento. De alguna manera el orden de los epigramas se corresponde con el orden o secuencia de presentación de los alimentos en el banquete. El último, el 127 alude a la costumbre de regalar coronas de flores a los comensales.

En Apophoreta aparece una enorme variedad de objetos, agrupados en conjuntos: objetos de tocador, productos cosméticos y perfumes, iluminación, diversas pelotas, utensilios de cocina y menaje, vestidos como togas, capas…, ropas de cama, muebles como mesitas, estanterías, estuches, tableros de juegos, perfumes, vestidos como togas, capas… esculturas, cuadros, libros, animales y esclavos, algunos con evidente función sexual.  Curiosamente se alternan los correspondientes a regalos valiosos y regalos baratos como sin duda ocurriría en los banquetes.

Pondré unos pocos  ejemplos de cada libro (el espacio de un artículo no ofrece otra posibilidad) para ayudar a tomar la decisión de leerlos en su totalidad.

XENIA

XIV Lechugas

La lechuga que  solía cerrar las cenas de nuestros abuelos,
dime, ¿por qué ahora ella abre nuestras comidas?

Lactucae

Cludere quae cenas lactuca solebat avorum,
Dic mihi, cur nostras inchoat illa dapes?

XVI Rábanos

Estos rábanos que se alegran gozan con el frío invernal
y que a ti te damos, en el cielo Suele comerlos Rómulo.

Rapa

Haec tibi brumali gaudentia frigore rapa
Quae damus, in caelo Romulus esse solet.

XVIII Puerros cortados

Tallos de puerros tarentinos, que huelen
que apestan, cuantas veces  los hayas comido, da los besos con la boca cerrada.

Porri sectivi

Fila Tarentini graviter redolentia porri
Edisti quotiens, oscula clusa dato

XXXIV Cebollas

Como  tu mujer es vieja y tú tienes  el miembro muerto,
de ninguna otra cosa puedes hartarte excepto de cebollas.

Nota: La cebolla pasaba por ser afrodisíaca;

Bulbi

Cum sit anus coniunx et sint tibi mortua membra,
Nil aliud bulbis quam satur esse potes.

XXXV Longanizas

Vengo de Lucania como hija  de una puerca del Piceno:
de mí se les da a las blancas judías una sabrosa corona.

Nota: La Lucania producía famosos embutidos, entre ellos la “longaniza” que lleva su nombre puesto que la palabra deriva de “lucanica” contaminada con una “n” tomada tal vez de la palabra “longa” dada la forma de la especialidad.

Lucanicae

Filia Picenae venio Lucanica porcae:
Pultibus hinc niveis grata corona datur.

APOPHORETA

XIII Cajitas de madera

Si  algo queda todavía en el fondo de mi cajita,
será un regalo. —No hay nada. La propia cajita lo será.

Loculi lignei

Si quid adhuc superest in nostri faece locelli,
Munus erit. Nihil est: ipse locellus erit.

XXIV Aguja de oro

Para que tus cabellos empapados no manchen tus espléndidas sedas,
que una aguja fije y sujete tus cabellos ensortijados.

Acus aurea

Splendida ne madidi violent bombycina crines,
Figat acus tortas sustineatque comas.

XXXIX Lámpara de alcoba

Lámpara conocedora de dulce  lecho,
Haz lo que quieras; yo callaré.

Lucerna cubicularis

Dulcis conscia lectuli lucerna,
Quidquid vis facias licet, tacebo.

 

XLIX Pesas

¿Por qué  tus fuertes brazos se desprovechan con estúpidas pesas?
Cavar la viña entrena mejor a los hombres.

Halteres

Quid pereunt stulto fortes haltere lacerti?
Exercet melius vinea fossa viros.

Nota. Halteres  (ἁλτῆρες) son unos objetos  de piedra o de metal que se utilizaron en los ejercicios  gimnásticos  de los griegos y romanos. Los suelen utilizar los saltadores portándolos en ambas manos, , pero también se utilizan con frecuencia simplemente para ejercitar el cuerpo, de  la misma manera que nuestras mancuernas o pesas. Precisamente de esta palabra griega deriva “halterofilia”, afición a los “halteres”, nombre del deporte consistente en levantar pesas o pesos.

Como curiosidad, diré finalmente que los Xenia sirvieron de modelo a una obra conjunta  de Goethe y Schiller, llamada precisamente Xenien en alemán,  que escribieron contra los críticos  y la mediocridad del momento, por cierto sin mucho éxito.xenia

Comentarios

    Ningún comentario publicado todavía.

Para escribir comentarios debes estar registrado.