Digitus impudicus (el dedo impúdico, el dedo obsceno)
  • antiquitatem in English
  •    
  •  
NIHIL NOVUM SUB SOLE

1001 hechos, dichos, curiosidades y anécdotas del mundo antiguo

Digitus impudicus (el dedo impúdico, el dedo obsceno)

Publicado | 0 Comentarios

Cada uno de los dedos de la mano tiene su propio nombre: pulgar, índice, corazón o medio, anular y meñique. Al tercero, al corazón o medio, también se le llama “digitus impudicus” “dedo obsceno”. ¿Por qué?

San Isidoro nos lo explica en su obra las Etimologías, XI, 71:

El tercero (se llama) impúdico, porque muchas veces se expresa con él la vejación del insulto

Tertius impudicus, quod plerumque per eum opprobrii insectatio exprimitur.

La mano con sus dedos es sin duda el instrumento que más “a mano” (valga el juego de palabras) tiene el hombre para ayudarse en algunas funciones:  con los dedos señala y marca, con los dedos cuenta, con los dedos habla (leguaje gestual), con los dedos amenaza e insulta.

Hay un signo que viene de la antigua Grecia consistente en extender el dedo corazón o medio de la mano manteniendo los restantes apretados,  con lo que se construye una figura que representa al pene entre los testículos. En la Antigüedad era un signo apotropaico y también obsceno.

Apotropaico porque aleja “el mal de ojo”,  (del griego ἀποτρέπω, apotrépō, "apartar", alejar), de ἀπό (apó, "lejos") y τρέπω (trépō, "girar"), palabra que significa precisamente “alejadora, apartadora”, en este caso de males y calamidades.

Una figura similar, que representa  lo mismo,  es la higa o figa:  del puño cerrado de la mano sobresale la punta del dedo pulgar entre el corazón y el índice o cruzar los dedos corazón e índice. 

Nota: fica o higa corresponde a la palabra latina ficus, antiguo fica, que significa higo y también verruga, tumor, excrecencia  en las partes pudendas, generalmente en el ano. También designa figuradamente en el lenguaje popular al sexo femenino, como en la actualidad en español, y como el griego antiguo sukon, higo, sexo femenino o en la   Italia, por ejemplo, fica o figa (higa) es un nombre popular de los genitales femeninos y de ahí el significado apotropaico y obsceno.

Así  en Roma se cuelga del cuello de los niños  un amuleto representando un falo o miembro viril  o se coloca a la entrada de las casas, con esta función. Véase el artículo en el que ya comenté estas cuestiones:http://es.antiquitatem.com/fascinar-mal-de-ojo-falo-apotropaico  . Ahora no es infrecuente encontrar estas figuras o amuletos como meros elementos de adorno colgando del cuello de algún muchacho o muchacha y en algunos casos también como pervivencia de una superstición milenaria.

Obsceno porque lo que quiere decir es “que te jodan…” “que te den…”, fuck you» en inglés. . No hace falta ser más explícito, porque su significado es evidente. También su uso, a pesar de su nula elegancia, es muy frecuente.

Nota:  la etimología de la palabra latina “obscenus” es en realidad desconocida, por más que algunos la relacionen con ob- scaena  y lo expliquen como “lo que no aparece en escena…”; la relación con “caenum”, cieno, lodo, porquería está absolutamente injustificada.

Por ser un signo obsceno es por lo que se le llama “digitus impudicus”,  dedo obsceno, deshonesto, desvergonzado… Aparece también la expresión “infamis digitus”.

Nota: “infamis”, compuesto de in- (preverbio negativo) y famis (del verbo   femi en griego,  fari en  latín) significa “lo que no se puede o debe decir”, como “in-fante” significa “el que no habla –todavía-).

Comentemos las referencias griegas:

En griego este gesto era conocido con el término  “katapygon” , ( κατάπυγον , de kata - κατά , "hacia abajo "  y  puge - πυγή , " las nalgas "  y con él también se designa al homosexual pasivo que se somete a la penetración anal.

En la comedia griega el gesto es un insulto. Así en la comedia de Aristófanes Las Nubes (423 a.C.) ll. 650 y ss.  cuando  Sócrates está examinando a su alumno sobre los  metros poéticos , Estrepsiades dice  que él sabe muy bien lo que es un dáctilo y le muestra  el dedo.

SOCRATES: Dime: de las cosas que no conoces, ¿Cuál quieres ahora aprender primero: las palabras, la medida o el ritmo?

ESTREPSÍADES: La medida, por supuesto; el otro día un comerciante de harina me estafó dos quénices*

SOCRATES: No te pregunto eso, sino qué medida te parece más hermosa, la de tres metros (trímetro) o la de cuatro (tetràmetro),**

ESTREPSIADES: Para mí ninguna mejor que el semisextario.***

SOCRATES: Sólo dices tontadas, hombre.

ESTREPSIADES: ¿Qué te apuestas a que el semisextario es la medida de cuatro?

SOCRATES: ¡Vete a paseo!  ¡Mira que eres bruto y duro de mollera! Pero tal vez puedas aprender con más facilidad algo del ritmo.

ESTREPSIADES: ¿Y de qué me servirá el ritmo para vivir?

SOCRATES: Para ser más agradable y simpático y puedas diferenciar el ritmo enoplio del dáctilo.

ESTREPSIADES: ¿El dáctilo? Por Zeus, ese ya lo conozco.

SÓCRATES: Pues dilo.

ESTREPSIADES: Cuando yo era niño era éste (levanta el dedo corazón o medio)****

SOCRATES: eres un grosero y un imbécil.

ESTREPSICORIS: Pero si yo no quiero aprender nada de esto…

*el quénice equivalía a poco más de un litro (1,08)
** Sócrates se refiere a la medida de los versos y Estrepsíades a las medidas de capacidad.
*** equivalente a cuatro quénices
* *** El gesto de la respuesta es un juego de palabras visual con dos sentidos: la palabra griega dactylos significa  "dedo" y también un pie medida rítmica compuesta por una sílaba larga y dos cortas , como las articulaciones de un dedo (- ‿ ‿ ) y como el pene y los dos testículos.

Diógenes Laercio en “Vida y opiniones de los filósofos ilustres”, VI.34 dice a propósito de Diógenes el filósofo: 

En una ocasión en que unos forasteros querían  ver a Demóstenes, extendió el dedo de en medio y dijo:  ‘este es el conductor (demagogo) de los atenienses” 

Erasmo nos comenta esta anécdota en su adagio 1368:

Creo que viene a cuento lo que, como dijimos en otro lugar, cuenta Laercio de Diógenes,que a unos extranjeros que querían ver a Demóstenes no se lo señaló con el dedo índice, sino con el dedo medio levantado, indicando por señas que era  poco viril y un tanto afeminado.  Y poco después, en el mismo pasaje, indica que con el levantamiento del dedo medio se expresa algo obsceno, cuando nos dice que son considerados locos  quienes levantan el dedo medio, no así  quienes levantan el índice.

Huc arbitror pertinere, quod apud Laerium Diogenes, vt alibi diximus, hospitibus quibusdam Demosthenem videre cupientibus non indice digito, sed medio porrecto demonstrauit,  parum virum innuens et effoeminatum. Ac paulo post eodem in loco satis indicat porrectione digiti medii quippiam obscoenum significari, cum ait insanos haberi, qui medium porrigant digitum, qui indicem, non item.

En  “Epicteto. Disertaciones por Arriano, III,2,12”    se narra la misma anécdota pero referida a un sofista  sin especificar que era Demóstenes:

¿No sabes que Diógenes señaló así a un sofista, extendiendo el dedo medio (corazón), y que luego, al enfurecerse el hombre dijo: “Ése es el tal individuo; ya os lo he señalado”. Pero a un hombre no se le señala con el dedo, como a una piedra o a un tozo de madera, sino que cuando alguien muestra las ideas de un hombre, entonces es cuando lo muestra como un hombre.

La enciclopedia bizantina del siglo X la Suda explica el término Ἐσκιμάλισεν,eskimalisen, como:

». [Significa que él / ella / algo] insulta  a otro uniendo el pulgar y el dedo medio y golpeándolo. O significa que le saca el dedo (le hace la peineta); en sentido estricto se refiere a introducir o  insertar el dedo  corazón  en el culo  de un ave . Pero no sólo esto, sino que también cuando alguien quiere humillar a otro, extiende su dedo medio, dejando el resto  juntos, y se lo muestra. Aristófanes en “La Paz, 549” [escribe]: "[...] y cómo se apagó el que hacía la lanza…”

Luego Erasmo, muchos años después,  recogió en sus Adagia el término y nos dice en  III,iii 87 (2287):

ΕΣΚΙΜΑΛΙΧΘΑΙ  (eskimalichthai se chre) 2287
Ἐσκιμαλίχθαι σε χρή. Con este gesto se expresa un insulto y el mayor desprecio. Para los griegos ἐσκιμαλίσαι (eskimalisai) consiste en exponer el dedo medio  cerrando los otros, para insultar , o en expresar desprecio con el chasquido de los dedos. De donde (leemos) en Juvenal,  a lo que  ya nos referimos en otra ocasión,:
le mandaba a la horca y le mostraba el dedo (la uña) medio.
La Suda cita este senario de Aristófanes, que se encuentra en La Paz (ἐν Εἰρήνῃ)

Ὁ δὲ δρεπανουργὸς οὐχ ὁρᾷς ὡς ἤδεται,
Καὶ τὸν δορυξόον οἷον ἐσκιμάλισεν; 

Esto es:  ¿Acaso no ves cómo gesticula el fabricante de hoces  y hace el lancero con el dedo (uña) medio? Pero el que quiera saber qué significa propiamente ἐσκιμαλίζειν (eskimalisein), prefiero que lo aprenda en la Suda que de mí. Se ha desviado como elegancia y con sentido proverbial hacia la suerte o laerudición o alguna otra cosa, para expresar rechazo absoluto.

Ἐσκιμαλίχθαι σε χρή. Hoc gestu contumeliam despectumque supremum
significabant. Est enim Graecis ἐσκιμαλίσαι medium digitum ostendere con-
tractis caeteris, ignominiae causa, aut strepitu digitorum significare contemp-
tum. Vnde et apud Iuuenalem, quod alibi retulimus:
Mandaret laqueum mediumque ostenderet vnguem.
Suidas citat ex Aristophane senarium hunc•, extat autem ἐν Εἰρήνῃ:
Ὁ δὲ δρεπανουργὸς οὐχ ὁρᾷς ὡς ἤδεται,
Καὶ τὸν δορυξόον• οἷον ἐσκιμάλισεν;  id est
An non vides, vt gestiat falcis faber
Medioque monstret vngue lancearium?
Quid autem proprie significet ἐσκιμαλίζειν, qui scire cupiet, malo e Suida•
discat quam ex me. Elegantius magisque prouerbialiter ad fortunam, ad
eruditionem aut aliud quippiam, quod plane contemnitur, detorquebitur.

La ocasión anterior a la que se refiere Erasmo es el adagio 1367, que es en el que cita el verso que  Juvenal  tiene en Satira 10, 53;  Juvenal dice que  Democrito mandaba a la horca a la fortuna amenazadora y a “tomar por culo” en lenguaje actual.

le mandaba a la horca y le mostraba el dedo (la uña) medio.

Mandaret laqueum mediumque ostenderet vnguem

Mandare laqueum viene a significar “¡que te ahorquen!

Erasmo también  en el adagio siguiente, 1368, nos explica extensamente qué significa  “médium ostendere digitum:

Asimismo expresaban el mayor desprecio con el dedo medio levantado.

Medio item digito porrecto supremum contemptum significabant

Y en ese mismo adagio cita a Marcial y su Et digitum porrigito médium del libro II y cómo le llama “impudicum”. Cita también a Persio, que le llama “infame”  y se refiere también a la anécdota de Diógenes que hemos narrado anteriormente. Y también al Satiricón. Veamos estas referencias:

Martial. II, 28, 2.

Eres peor que eso.

Ríete mucho, Sextilo, de quien te haya llamado maricón
y levántale el dedo del medio. Porque tú ni eres un pederasta
ni un follador ni te gusta la boca caliente de Vetustina. 
Nada de esto eres, Sextilo, lo aseguro.
¿Qué eres pues? No lo sé, pero tú sabes que quedan dos cosas.*

Nota: * parece insinuar que se refiere a la felación y al cunnilingus.

Rideto multum qui te, Sextille, cinaedum
Dixerit et digitum porrigito medium.
Sed nec paedico es nec tu, Sextille, fututor,
Calda Vetustinae nec tibi bucca placet.
Ex istis nihil es, fateor, Sextille: quid ergo es?
Nescio, sed tu scis res superesse duas.


Martial. VI, 70, 5.

Vivimos muy poco

Marciano, Cota ha vivido ya sesenta años,  creo que incluso sesenta y dos, y no recuerda que ni un solo día haya experimentado el fastidio de un lecho caliente *. Enseña el dedo, pero el obsceno, a Alconte y a Dasio y a Símaco**.

Pero contemos bien nuestros años  y descuéntese de la vida buena todo cuanto se llevaron las infectas fiebres o una grave enfermedad o los malos dolores: somos niños  y parecemos ancianos. Quien piensa, Marciano, que la vida de Néstor o de Príamo fue larga, se engaña y se equivoca en gran manera. La vida no es solamente vivir, sino estar bien de salud.

Notas: * por la fiebre
           *** Tres famosos médicos de los que se ríe Cota

Sexagesima, Marciane, messis
Acta est et, puto, iam secunda Cottae,
Nec se taedia lectuli calentis
Expertum meminit die vel uno.
Ostendit digitum, sed inpudicum,
Alconti Dasioque Symmachoque.
At nostri bene computentur anni
Et quantum tetricae tulere febres
Aut languor gravis aut mali dolores,
A vita meliore separentur:
Infantes sumus, et senes videmur.
Aetatem Priamique Nestorisque
Longam qui putat esse, Marciane,
Multum decipiturque falliturque.
Non est vivere, sed valere vita est.

Y Persio en sus Sátiras: 2, 33.

Hé aquí que la abuela o una tía materna temerosa de los dioses, saca de su cuna a un niño y lo primero purifica su frente y sus labios húmedos con el dedo infame y con saliva lustral,  experta ella en evitar el mal de ojo.

 

Ecce avia aut metuens divum matertera cunis
Exemit puerum, frontemque atque uda labella
Infami digito et lustralibus ante salivis
Expiat, urentis oculos inhibere perita;

Suetonio,  hablando del interés de Augusto en poner disciplina en los espectáculo públicos, nos dice acerca de los actores de teatro,  en Vida de Augusto, 45, 4

Hasta tal punto reprimió el desorden de los actores, que habiéndose enterado de que el  actor de obras romanas Estefanión  se  hacía  servir por una matrona con la cabeza rapada como un niño,  después de azotado a palos en tres teatros lo desterró; al actor de pantomimas Hilas, por una queja del pretor, lo azotó con el látigo  en el atrio de su propia casa estando todo el mundo; y echó de la ciudad y de Italia a Pilades, porque a un espectador que le silbaba le señaló con el dedo y lo puso en evidencia.

nam histrionum licentiam adeo compescuit, ut Stephanionem togatarium, cui in puerilem habitum circumtonsam matronam ministrasse compererat, per trina theatra uirgis caesum relegauerit, Hylan pantomimum querente praetore in atrio domus suae nemine excluso flagellis uerberarit et Pyladen urbe atque Italia summouerit, quod spectatorem, a quo xibilabatur, demonstrasset digito conspicuumque fecisset.

Y sin duda a este signo se refiere Suetonio a propósito de Calígula, cuando dice a propósito de uno de los ofendidos que más tarde lo mataron, en Vida de Calígula, 56, 2

Como le gustaban mucho los juegos Palatinos, decidieron agredirle a mediodía cuando salía del espectáculo. Pidió para sí mismo el papel principal Casio Querea, tribuno de una cohorte pretoriana, a quien Cayo acostumbraba a zaherir siendo ya viejo  con todo tipo de ultrajes como indolente  y afeminado y a darle como santo y seña cuando se lo pedía “Príapo”  o “Venus”;  o una vez cuando le daba las  gracias por algún motivo le tendió la mano para que se la besase presentándola y moviéndola de  forma obscena.

Cum placuisset Palatinis ludis spectaculo egressum meridie adgredi, primas sibi partes Cassius Chaerea tribunus cohortis praetoriae depoposcit, quem Gaius seniorem iam et mollem et effeminatum denotare omni probro consuerat et modo signum petenti 'Priapum' aut 'Venerem' dare, modo ex aliqua causa agenti gratias osculandam manum offerre formatam commotamque in obscaenum modum.

Petronio, Satiricón, 131, 4:

Ella (la vieja) sacó de su seno una cinta tejida con hilos de varios colores y me ató el cuello. Luego con su dedo medio cogió polvo mezclado con saliva y me marcó la frente aunque yo me resistía…
…acabado este conjuro me mandó escupir tres veces y tres…

Illa de sinu licium prolulit varii coloris filis intortum, cervicemque vinxit meam. Mox turbatum sputo pulverem medio sustulit digito, frontemque repugnantis signavit. <. . .>  Hoc peracto carmine ter me iussit expuere terque

Nota:  alguien afirmó en alguna ocasión que Tácito narraba en algún sitio cómo los Germanos hacían tal gesto a las legiones romanas;  parece que lo dijo Thomas Conley,  professor emeritus  de la University of Illinois,  que escribió sobre la retórica de los insultos. Pero en ningún pasaje de Tácito, al menos que  yo conozca, figura tal hecho;  resulta, pues, una de tantas citas falsas que individuos desaprensivos introducen en sus escritos sin contrastar la fuente, mejor, sin el más mínimo rigor. ¿qué ayudan estas alegrías disparatadas a la comprensión de la Historia?

Así pues está suficientemente atestiguada la ecuación antigua “dedo del medio = falo, pene” y los dedos a cada lado son los testículos; el significado de exhibir o presentar ese dedo a alguien es evidentemente un insulto.

El insulto es conocido para la gran mayoría de los estadounidenses como “giving the finger”, dar el dedo,  o “flipping the bird” “estirar el pajarito”.

El famoso antropólogo Desmond Morris,  autor, entre otras,  de la famosa obra “El mono desnudo” dijo:

"El dedo medio es el pene y los dedos doblados a cada lado son los testículos. Al hacerlo, usted está ofreciendo a alguien un gesto fálico. Está diciendo," esto es un falo" que usted está ofreciendo a la gente, lo que es una demostración visual  muy primitiva ". ( Daniel Nasaw; BBC News Magazine, Washington, 6 February 2012)

Resulta llamativo cómo este gesto que viene desde las antiguas Grecia y Roma ha llegado a nuestro tiempo y se ha extendido de manera generalizada como signo de insulto, de falta de respeto, de gesto obsceno entre numerosos grupos sociales.  Probablemente es el gesto de insulto más antiguo y más extendido en todo el mundo. En cambio ha perdido su valor apotropaico o alejador de maleficios o del mal de ojo.

Está en todas partes y en todo momento: lo han utilizado políticos, cantantes, artistas, deportistas; ha penetrado por completo en la sociedad actual; es sin duda la reacción preferida de  violentos conductores automovilísticos, etc.  Y sin embargo el gesto es de auténtico mal gusto y maleducado hoy como lo fue ayer.

Como resumen de esta obscena generalización reproduciré , por ejemplo, una chocante fotografía de la famosa Lady  Di realizando este gesto. La fotografía es falsa, es un montaje y por tanto no deja de ser un fraude,  pero ello acrecienta la importancia de la extensión   y generalización del gesto en nuestra sociedad que produce tales composiciones: la fotografía forma parte de una exposición en el Museo Pompidou de Metz titulada “Paparazzi”, es obra del “paparazzo” Alison Jackson, que la titula “Diana: finger-up”.  Y de ella se hacía eco el periódico (seguramente otros muchos también) El País del día 25 de febrero de 2014.
 

                

O esta fotografía publicada en el diario El Mundo, del día 9 de marzo de 2014 para ilustrar el artículo: Una especie violenta por naturaleza. / Científicos españoles defienden en un ensayo que la agresividad humana como una tendencia biológica que no se puede erradicar.

                                         

O esta otra de una muchacha perteneciente un conocido grupo feminista aparecida también en el diario El Mundo, 29, marzo, 2014.

                                           

O esta de un famoso futbolista:

                                  

O estas de conocidos políticos españoles:

 

Podríamos reproducir miles de fotografías con este motivo en las situaciones más curiosas, pero para muestra valen estos botones.

Comentarios

    Ningún comentario publicado todavía.

Para escribir comentarios debes estar registrado.