Carpe diem
  • antiquitatem in English
  •    
  •  
NIHIL NOVUM SUB SOLE

1001 hechos, dichos, curiosidades y anécdotas del mundo antiguo

Carpe diem

Publicado | 0 Comentarios

Una de las ventajas que tienen los poetas antiguos, en general los literatos, es que su obra no es tan extensa como la de algunos modernos. Así que si nos lo proponemos en poco tiempo podemos haber leído su poesía completa. A la exigencia de la perfección clásica, que sólo permite una producción muy depurada, hay que añadir el estrago del tiempo que nos ha hecho perder muchas creaciones extraordinarias.

Uno de los poetas más notables por su madurez y su razonable epicureísmo es Horacio (Quinto Horacio Flaco, Quintus  Horatius Flaccus).

Es autor, entre otras varias famosas, de la frase carpe diem, citada hasta la saciedad, usada y abusada constantemente desde la Antigüedad. Significa “aprovecha la ocasión, goza del momento…”. 
Horacio la utiliza en su Oda número 11 del libro I. El poemita, sólo tiene ocho versos, está dedicado a una mujer, Leucónoe,  que algún autor interpreta como “la de mente lúcida”, a la que tal vez le hace una sutil insinuación amorosa.

En síntesis lo que viene a decir es: “no preguntes cuál será nuestro futuro; acepta lo que venga y como la vida es breve, disfruta ahora lo que puedas”.

El poeta lo expresa mucho mejor, naturalmente, y aunque la poesía, y más la antigua, tiene ciertas dificultades de comprensión, ofreceré el texto en español y también en latín, por si alguien tiene la oportunidad de leerlo en su lengua original, que siempre es lo mejor, si se puede.

                          No te preguntes (sería un sacrilegio saberlo) qué fin
                          nos tienen preparado a ti y a mí los dioses, Leucónoe;
                          ni consultes las tablas babilónicas *.
                          Lo mejor será soportar  lo que venga.
                          Tanto si Júpiter nos ha concedido todavía muchos inviernos
                          como si éste que ahora azota las rocas porosas del mar Tirreno
                          es el último de nuestra vida,  sé sabia, disfruta de tus  vinos
                           y no tengas una larga esperanza.
                        Mientras estamos hablando se está  escapando envidioso nuestro  tiempo.                                                Aprovecha el presente y confía lo mínimo en el porvenir
                                                             
                                                     (*el horóscopo….)

                                      Tu ne quaesieris (scire nefas) quem mihi, quem tibi
                                      finem di dederint, Leuconoe, nec Babylonios
                                      temptaris números. Vt melius quicquid erit pati!
                                      Seu plouris hiemes seu tribuit Iuppiter ultimam,
                                      quae nunc oppositis debilitat pumicibus mare
                                      Tyrrhenum, sapias, vina liques et spatio brevi
                                      spem longam reseces. Dum loquitur, fugerit invida
                                      aetas: carpe diem, quam mínimum crédula postero.

Nota: poema inmemorial, tan válido hoy como ayer. Hablaremos con frecuencia de Horacio, el poeta tranquilo, el poeta de la madurez.
 

Comentarios

    Ningún comentario publicado todavía.

Para escribir comentarios debes estar registrado.